Implante coclear cirugía

CIC DIAMANTE / Implante Coclear

    Implante coclear cirugía mínimamente invasiva

    La incisión retroaricular debe ser pequeña, con breve curvatura superior hacia atrás y apenas algún cm más larga de la clásica de la cirugía otológica.
    Todos los tejidos deben ser tratados con delicadeza evitando necrosis y fibrosis posterior que los debilita particularmente estando en contacto con una prótesis implantada.
    El tiempo de cirugía es en promedio de 2 horas. A mayor tiempo intraoperatorio más probabilidades de bacterias en el campo quirúrgico.
    La cóclea debe ser abierta (cocleostomía) con un diámetro lo más pequeño posible para que pase por él el electrodo.
    La cocleostomía debe ser atraumática abriendo la capa interna (endostio) con sumo cuidado y preferentemente como lo hacemos con láser de CO2. La apertura tiene que tener una ubicación y forma que permita al electrodo desplazarse fácilmente; una cocleostomía mal posicionada obligará a ejercer presiones sobre el electrodo para que este penetre con la posibilidad de deterioro del mismo y de las estructuras cocleares vivas.
    Introducción del electrodo con suavidad es necesaria para preservar las estructuras neurales existentes funcionantes dendritas y cuerpos de las células ganglionares que recibirán el estímulo que llega con el electrodo. Maniobras traumáticas destruyen éstas estructuras que son fundamentales para la transmisión. 
    Debe realizarse monitoreo intraoperatorio continuo de la función del nervio facial.
    La cocleostomía debe ser cerrada en forma hermética para que el oído medio quede absolutamente aislado del interno y evitar así el posible traspaso de infecciones por otitis.
    El electrodo una vez introducido debe ser fijado en 1 o 2 sitios de la cavidad de la mastoides para evitar su desplazamiento o eliminación permitiendo al implantado realizar cualquier actividad física.
    El receptor interno debe colocarse en una depresión creada en el hueso para que no se produzca un abultamiento de los tejidos que lo cubren, particularmente en niños pequeños. También este debe ser fijado al hueso evitando así su desplazamiento.
    El cierre de la incisión debe ser hermético en los distintos planos.
    El período de internación es de 24 horas y el post operatorio es indoloro y asintomático.