Subsidios para la prótesis

CIC DIAMANTE / Implante Coclear

    Subsidios para la prótesis de Implante coclear

    La Administración de Programas Especiales (APE) de la República Argentina ha emitido la resolución 1276/02 que refrenda la resolución 001/98 subsidiando la prótesis de implante coclear, la evaluación preoperatoria, el acto quirúrgico y el seguimiento para los beneficiarios del Sistema Nacional del Seguro de Salud.

    En ella se categorizan las prioridades para la adjudicación:

    Primera:

    1.1- Niños entre 12 meses y 24 meses con hipoacusias perceptivas (neurosensoriales), profundas, bilaterales, y entre 24 meses y 10 años de edad con hipoacusias perceptivas (neurosensoriales) severas y/o profundas bilaterales.

    1.2- Pacientes de más de 6 y hasta 60 años de edad con pérdida brusca, súbita de audición, de distintos orígenes (traumática, infecciosa, etc.) con hipoacusias perceptivas (neurosensoriales) severas o profundas bilaterales. En el caso de los adultos, deberían ser económicamente activos 
    y no presentar dificultades en la comprensión de origen central.

    Segunda:

    2.1.- Pérdidas progresivas de la audición entre 10 y 17 años, cuando la perdida auditiva perceptiva (neurosensorial) bilateral llega a ser severa a profunda.

    2.2.- Niños de más de 10 años de edad con hipoacusias perceptivas (neurosensoriales) severas a profundas bilaterales, con oralizacion y adecuada estructura del lenguaje y comprensión, con uso de audífonos en forma consistente.

    2.3.- Adultos con hipoacusias perceptivas (neurosensoriales) severas a profundas bilaterales, con perdida progresiva de la audición, económicamente activos y sin dificultades en la comprensión de origen central.

    Tercera:

    3.1- Niños de más de 10 años de edad. Prelinguales sin oralizacion ni adecuada estructura del lenguaje y comprensión de la palabra.

    Expresa el APE que es propósito de este programa “permitir mayor celeridad y justicia en el otorgamiento de estos subsidios”.
    No hacer diferencias entre los centros privados y los hospitales por cuanto es facultad de los padres y docentes elegir donde sus niños serán evaluados y eventualmente implantados no debiendo permitir que tal fundamental decisión sea tomada por quienes desconocen los factores que diferencian a cada grupo implantador, que son tanto el nivel profesional como el índice de complicaciones y fracasos que se produce en cada lugar.