Departamentos

CIC DIAMANTE / Departamentos

     Departamento de Psicología

    El trabajo que se realiza en el Departamento de Psicología se encuentra estructurado en cuatro niveles:

     Primer Nivel o Evaluación Psicológica

    Este primer nivel se plantea tres objetivos:

    1. la evaluación psicológica del paciente
    2. la evaluación psicológica del grupo familiar
    3. el trabajo tanto con el paciente como con la familia sobre todo lo relativo a un Implante Coclear, sus implicancias, las expectativas, fantasías, posibles resultados, etc.

     

     Evaluación de la persona que se presenta como posible candidato a implante coclear. Profesionales especializados abordan el diagnóstico de niños, adolescentes y adultos. El diagnóstico se realiza a través de técnicas, herramientas y métodos específicos que determinarán:

    1. nivel de desarrollo de las funciones básicas de la inteligencia,
    2. nivel de maduración viso-motriz (en los niños),
    3. nivel de maduración psico-emocional,
    4. presencia de trastornos asociados (neurológicos, psicológicos o ambos),
    5. nivel de motivación del paciente ante la posibilidad de recibir un implante coclear.

     

     Evaluación del grupo familiar tanto en el caso de niños, adolescentes, adultos o adultos mayores. La realización de una profunda entrevista psicológica abierta con el grupo familiar determinará:

    1. la etapa del ciclo vital de la familia, que nos proporciona conocimiento de su forma y función,
    2. respuesta del sistema al estrés familiar,
    3. recursos con que cuenta la familia para trabajar durante todo el proceso pre y post-implante.

     

     La evaluación tanto del paciente como del grupo familiar es fundamental para el adecuado análisis de las fantasías, expectativas y motivación que llevaron a esta decisión. Se establece un contacto más profundo con todo lo que un Implante Coclear significa, las modificaciones que introduce, los beneficios que genera, los temores, fantasías, expectativas e incertidumbres que se le plantean tanto al sujeto candidato a implante como a todo su grupo familiar.

     Segundo Nivel o de Seguimiento Psicológico pre-implante

    Para el trabajo en este nivel es imprescindible la incorporación de la persona, candidata/o a implante coclear, al grupo de Auto-gestión o Ayuda-Mutua correspondiente, donde podrá recibir la contención, información y asesoramiento de profesionales especializados y fundamentalmente de sus pares.

    Tercer Nivel o de Psicoprofilaxis Quirúrgica

    A cargo de profesionales especializados, se trabaja en el pre-operatorio y en el post-operatorio inmediato. En este nivel el trabajo se focaliza en la situación quirúrgica. Se plantea objetivos preventivos, en tanto se intenta promover recursos que ayuden al paciente a:

    • afrontar el proceso quirúrgico, 
    • reducir efectos eventualmente adversos para el psiquismo, 
    • facilitar la recuperación biopsicosocial.

    Se trabaja junto con el paciente y la familia sobre los temores, preocupaciones y fantasías que puedan surgir en torno a la intervención quirúrgica, a sus efectos tanto físicos como psíquicos, y a la evolución posterior. Así mismo, se evalúan los niveles de ansiedad y angustia, y se trabaja sobre los factores generadores de las mismas, de modo que puedan mantenerse a niveles tolerables para el paciente, que le permitan un afrontamiento eficaz de la situación quirúrgica. 
    Se cuenta con la participación de los grupos de Auto-gestión, como ámbito complementario donde se enfatiza la contención e información a los pacientes y sus familias. 


     Cuarto Nivel o de Seguimiento Post-quirúrgico

    Durante los primeros tres meses siguientes al encendido del implante coclear la persona implantada mantiene entrevistas psicológicas con el profesional interviniente en cada caso. A través de las cuales se trabaja:

    1. las distintas etapas del proceso post-implante coclear, 
    2. expectativas, motivaciones, ansiedades y temores 
    3. esclarecimiento de dudas, 
    4. información clara y precisa de todo el proceso.

    Es, también en este nivel, de relevancia el accionar de los Grupos de Auto-Gestión o Ayuda Mutua, por lo cual es altamente beneficiosa la integración de la persona implantada y de su familia a los mismos.

    Luego del seguimiento psicológico sistemático que se realiza durante los primeros tres meses después del implante, se realiza una entrevista psicológica anual con el paciente, con el objetivo de evaluar su evolución psico-emocional, familiar y social y detectar cualquier tipo de interferencia en el proceso post-implante.

    A su vez, se ofrece un espacio de consulta psicológica, ha solicitud del paciente o de algún miembro de su familia, las veces que se lo considere necesario. 
    Finalmente, en caso de que el paciente solicite realizar un tratamiento psicológico, o que algún profesional del equipo del Departamento de Psicología considere necesario indicarlo, se realizan derivaciones psicológicas a profesionales idóneos en el área.